Seleccionar página

BLOG DE ENERGIAHORRO

Siempre al día de nuestras noticias y novedades

Qué puede hacer una empresa para ahorrar energía

por | Mar 16, 2021 | Ahorro energético, Eficiencia energética | 0 Comentarios

La factura energética supone un gasto muy elevado para muchas empresas. Una solución para reducir este gasto energético es invertir en eficiencia. Además, esta solución es transversal ya que es independiente del sector económico al que se dedique la empresa: ayuda a reducir el gasto energético tanto en una peluquería de barrio como en una fábrica de cemento. A mayor eficiencia energética mayor productividad y mayor competitividad.

Independientemente de la empresa, hay sistemas comunes a casi todas ellas cuya optimización puede suponer un aumento de la eficiencia y generar un ahorro considerable en el consumo energético, reduciendo la factura mensual.

Actuaciones sobre la iluminación

Todas las empresas necesitan iluminación. Según la norma UNE12464-1, hay una iluminación óptima que garantiza el confort de los usuarios, tanto trabajadores como clientes, para los distintos puestos de trabajo (por ejemplo: las pizarras de los colegios, zona de venta en pequeños establecimientos, etc.).

Muchas empresas desconocen esta normativa, bien porque su creación fue anterior a la redacción de la norma, o bien porque nunca se les ha informado. Por eso, es muy habitual encontrar oficinas con un exceso de iluminación sobre las mesas o tiendas con las estanterías infrailuminadas, por poner sólo un par de ejemplos. Estos defectos en la iluminación, sumado al hecho de que muchas de estas empresas no han dado el salto a la tecnología LED y siguen usando tubos fluorescentes, bombillas incandescentes y hasta bombillas halógenas, contribuye a pagar un gran sobrecoste en las facturas eléctricas.

Actualmente ya no hay excusa para cambiar de tecnología ya que las bombillas LED mejoran, en muchos casos, la calidad lumínica de los espacios de trabajo, reduciendo el coste entre un 50% y un 85%. Además, un buen estudio de la calidad lumínica de los puestos de trabajo puede aconsejarnos la implementación de elementos que ayuden a un mayor ahorro: por ejemplo, la instalación de sensores de movimiento en pasillos o estancias poca transitadas, temporizadores en aseos o reguladores de luz natural para el aprovechamiento de la luz solar, se pueden conseguir ahorros de hasta un 65% según las guías técnicas del IDAE.

Actuaciones sobre los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria mediante calderas

Una caldera antigua o mal dimensionada puede suponer un gasto energético desorbitado. Si la caldera es muy antigua una buena opción es sustituirla por una más eficiente. Por ejemplo, las actuales calderas de condensación pueden suponer un ahorro de hasta el 30%, amortizando la inversión en un corto o medio plazo. Otra posibilidad es la sustitución por un sistema de aerotermia o una instalación solar térmica. Todas estas opciones deben ser estudiadas para conocer su viabilidad en cada caso concreto.

Se sustituya o no la caldera, aquí van unos consejos para ahorrar en el sistema de calderas:

  • Realizar un buen mantenimiento tanto de la caldera como del circuito de distribución de calor. Las instalaciones en mal estado pueden aumentar el consumo y el riesgo de accidentes.
  • Dejar espacio alrededor de los radiadores para que el calor pueda distribuirse sin que encuentre obstáculos. El 80% de la transferencia de calor del radiador es por convección, es decir, que ocurre por la diferencia de densidad entre el aire caliente, que asciende, y el aire frío, que desciende, generando una corriente de aire.
  • Instalar termostatos programables para sectorizar en diferentes zonas el sistema de calefacción. Seguro que conoces situaciones parecidas a esta: una oficina con despachos grandes para varias personas y despachos pequeños con un empleado. En invierno, si hay un sistema de calefacción central que no está sectorizado, se necesita ponerlo a tope para calentar el despacho grande, consiguiendo que los que estén en despachos pequeños se queden en manga corta o tengan que abrir la ventana. Esto es una barbaridad desde el punto de vista de la eficiencia energética.
  • Instalar termoválvulas en los radiadores para disminuir el caudal cuando se llegue a la temperatura deseada. Es muy frecuente que en una misma instalación unos radiadores estén con mucha mayor temperatura que otros.
  • Bajar persianas en las estancias que no se utilicen o en todas las estancias durante la noche para evitar el frio en las horas donde se producen heladas.

Actuaciones sobre los sistemas de refrigeración

Dentro de estos sistemas se incluyen el aire acondicionado y los equipos de frío industrial. Al igual que ocurre con los sistemas de calefacción, para hacer un uso eficiente de estos sistemas es necesario:

  • Realizar un buen mantenimiento de los equipos para garantizar su correcto funcionamiento.
  • La instalación de termostatos en los aparatos de aire acondicionado y la sectorización del sistema de distribución aumentan la eficiencia energética.
  • Un correcto aislamiento en los conductos de refrigeración y la instalación de válvulas de expansión favorecen de manera considerable al ahorro energético.

Si se está pensando en la sustitución de los equipos, nos debemos fijar en la etiqueta de eficiencia energética y elegir los más eficientes del mercado, aunque a priori supongan una mayor inversión.  En las fichas de características de los equipos aparece el concepto SEER (ratio de eficiencia energética estacional): a mayor SEER más eficiente es el equipo.

aire acondicionado

Otras medidas que se pueden adoptar y pueden resultar muy interesantes son:

  • Asegurar un buen sellado de las cámaras frigoríficas.
  • Usar refrigerantes más eficientes y menos contaminantes.
  • Evitar la radiación solar directa sobre los equipos.
  • Favorecer la renovación del aire con la apertura de ventanas generando corrientes de aire en las estancias.
  • Realizar cubiertas vegetales aportando mayor aislamiento térmico al edificio.

Actuaciones sobre otros equipos

Debido a la gran variedad de empresas existentes, resulta muy complicado especificar actuaciones sobre todas ellas de manera generalizada. Sin embargo, sí que podemos enumerar aquí algunas que pueden resultar muy interesantes a las que debido al gran ahorro que puede suponer:

  • Los sistemas de aire comprimido aumentan la productividad de las empresas al ayudar a la automatización de los procesos. Los equipos de los que constan estos sistemas son robustos, económicos y su mantenimiento es sencillo. Estos sistemas pueden optimizar su eficiencia ajustando la presión a la mínima necesaria, sectorizando la red de distribución según las necesidades, orientando la toma de aire hacía el norte para trabajar con aire más frio y realizando chequeos de la red de distribución para localizar fugas.
  • Instalación de HVAC. Es un sistema de climatización y ventilación, que renueva y acondiciona el aire para su respiración, además de ajustar la temperatura y la humedad para un mayor confort. Un sistema de HVAC comprende la calefacción, la refrigeración, la ventilación, el control de la humedad relativa y la eliminación de partículas en suspensión, entre otras cosas. Estos sistemas suponen un consumo energético elevado debido a la gran cantidad de equipos que implican (compresores, ventiladores, motores, etc.). Sin embargo, su implementación en las empresas resulta muy interesante ya que centraliza todo el sistema de confort del edificio en un único punto, focalizando así las actuaciones de mantenimiento que se deben de acometer, minimizando los gastos de tener que realizar revisiones de calefacción, refrigeración y ventilación de manera independiente.
  • Las balsas de depuración de aguas residuales. Algunas empresas utilizan soplantes para airear estas balsas. Estas soplantes están en funcionamiento las 24h del día todos los días del año. Su sustitución por sistemas de agitación puede suponer ahorros considerables en la factura eléctrica.
  • En instalaciones de agua caliente mediante energía solar-térmica anticuadas resulta interesante realizar una revisión de la instalación para mejorar su rendimiento. Es muy posible que con una reforma del sistema hidráulico como puede ser la instalación de válvulas a la entrada de las diferentes ramas de paneles aumente la eficiencia de la instalación.
  • La utilización del calor residual de los procesos de la empresa para el calentamiento de agua para calefacción. Un ejemplo puede ser el calor que se debe disipar en los sistemas de compresión de aire, el calor de las purgas de las calderas industriales antes del vertido, el calor de los gases de escape de las calderas, etc.

Uno de los principales gastos de las empresas son las facturas de la luz. Merece la pena esforzarse y avanzar por la senda de la eficiencia energética, cuyo primer paso es una auditoría energética.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar